domingo, 19 de febrero de 2012

Escalofrío matutino, apenas inicia el día ya sabes que el optimismo pronto caerá.
El grito para levantarte, las culpas que te persiguen desde la infancia, el dolor de dedos y brazos a consecuencia de un reciente portazo, el café desabrido, el dolor de cabeza por el llanto prolongado, el amigo que te da mil excusas y termina con un "Lo siento" totalmente vacío, los gritos otra vez, el remordimiento de cagarle la vida a alguien más...

Que frío hace en Guadalajara, este febrero es tan extraño, este sábado fue tan aburrido y el domingo terminó por matar el misero gramo de optimismo que me quedaba,  I don't want hope! Hope is killing me! My dream is to become hopeless. Eso decía un personaje gris en una comedía americana de los años 90... y tenía razón.

Parece que ésta ciudad no volverá a ver el sol y mucho menos a guardar la calidez de sus rayos, esto es ya puro pavimento y tristeza, la nota roja que vende más cada día, el café frío, la cerveza tibia, los amigos que se evitan y se desvían la mirada en las calles del centro de la ciudad.
.

2 comentarios:

Sofie P. dijo...

Ánimo! Parecía que nunca se quitaría lo nublado verdad? Llovió demasiado!

Acabo de enviarte una solicitud a tu perfil de FB :)

Sico Pérez dijo...

Oh, mierda! recordé ese capítulo, George Rocks. Lástima, estamos en polos opuestos, hoy llueve en la ciudad pero veo un arcoiris. Fuerza!

♥Musique♥